lunes, 15 de julio de 2013

Alain Minc habla sobre Cataluña y la deriva independentista (2 de 2)


Alain Minc, asesor político, economista, empresario y escritor francés, en una entrevista publicada en Ara:

[...] Publicó un artículo muy polémico contra el proceso [secesionista] de Cataluña en La Vanguardia titulado Un error fatal.

No era polémico, sino un artículo sensato.

Mucha gente lo consideró agresivo.

No era agresivo, me encanta Cataluña, me encanta Barcelona. Pero la idea de un suicidio colectivo me espanta.

¿El proceso hacia la independencia lo considera un suicidio colectivo?

Sí. Error fatal o suicidio colectivo, como decimos en francés, insisto y lo firmo.

En el artículo daba cinco motivos en contra de la independencia. El primero es que no cree en un Europa federal.

No hay nadie más federal que yo. Pero para existir dentro de una Europa federal hay que tener una cierta medida. España sería un actor importante dentro de una Europa federal, Cataluña sería un pequeño sello. Además, no la aceptarían. No es aceptable que un Estado miembro de la Unión Europea se desmantele contra su voluntad. No puede ser. Los catalanes [independentistas] sueñan. Han de entender que si Cataluña se independizara y España se opusiera a su entrada en la Unión Europea, no entraría. Si Cataluña se emancipa no veo a Madrid diciendo: “Presento la candidatura de Cataluña en Bruselas”.

¿Rajoy podría hacer como Cameron y autorizar un referendo?

Estamos hablando de una situación bien diferente, usted lo sabe perfectamente. No veo a los europeos ayudando al desmantelamiento de un gran Estado.

Ha dicho que Francia no ayudará a Cataluña.

No. Francia estima a Cataluña. Pienso que España debería de ser un Estado federal. Pero Francia no debilitará a España para ayudar a Cataluña a ser independiente.

¿Cree que la economía sería peor para Cataluña si fuera un Estado propio?

Evidentemente.

¿En plena era de los mercados globales?

Los mercados son mundiales, pero ¿usted cree que se puede conquistar el mundo desde Barcelona si no se está en España y, especialmente, si no se está en la Unión Europea? Es el provincianismo garantizado. ¿Cree que las grandes empresas irán a un país que tenga tantas dificultades? ¡Esto es soñar! ¡Es no conocer cómo funciona la economía!

[...] ¿Por qué dice que lo éramos? ¿Ya no somos [la parte más dinámica de la Península Ibérica]?

Actualmente, los inversores internacionales dudan antes de invertir en Cataluña, precisamente por culpa del irredentismo catalán. Imagine que usted es un inversor estadounidense o canadiense que quiere invertir en Europa y puede escoger entre Cataluña, Baviera, Holanda. Con el lío actual, ¿escogería Cataluña? Lo que no entienden los catalanes es que están jugando con cosas muy graves.

¿Tiene una explicación por qué está pasando esto ahora?

Porque, enfrentados a la crisis económica, en todo el mundo hay una reacción defensiva, de crispación. En Cataluña se manifiesta con el nacionalismo. En otros países se manifiesta con el populismo. Quiero decir que si España estuviera creciendo un 5% al año y Cataluña a un 7%, este asunto no existiría. La tendencia nacionalista sería la que ha sido tradicionalmente estos últimos 30 años.

¿Está diciendo que esto [de la secesión] es un sueño?

Una pesadilla. Si se confirmara lo que creéis [los nacionalistas], vuestro sueño sería vuestra pesadilla.